fbpx Skip to main content

El perfecto centro comercial revitaliza el pequeño y gran comercio de las poblaciones

Estados Unidos es el país con más centros comerciales (malls) de todo el mundo. Prácticamente crearon el concepto de lo que entendemos por centro comercial: un conjunto de tiendas, restaurantes y opciones de entretenimiento en un solo lugar genérico y artificial, donde influye en gran medida la movilidad de coches. Aunque muchos malls han cerrado y otros han perdido muchas de sus tiendas, todavía hay centenares de centros comerciales que siguen gozando de un gran éxito recibiendo millones de clientes en los últimos años. ¿Pero nos hemos parado a pensar en las características comunes de estos gigantes? Las mismas marcas, la misma gastronomía en una atmósfera absolutamente genérica… El modelo debe cambiar: Un espacio que debe reinventarse y los centros comerciales no han sido un gran modelo de innovación. 

Y es que hoy en día grandes corporaciones buscan lugares para poder recrear espacios similares a pueblos, ciudades, parajes… Todo para la implantación de esas marcas que tanto buscan los consumidores cada día, y que lo hacen cada vez más de forma online, a un solo clic. Estos centros tienen ubicaciones específicas en edificios singulares o en el extrarradio de ciudades, a veces con un gran nivel de población pero que en muchos casos insuficiente. También suelen tener mucho tráfico rodado en forma de macrocentros comerciales, de hormigón y metal, temáticos y con recreaciones ficticias para todo tipo de ocio. Se trata del retail implantado en lugares recreados con una singularidad especial para atraer a grandes masas, de forma que se consigue acercar a esas marcas de forma experiencial. 

centro comercial pequeno comercio cerrado

Descentralización de la vida urbana

Estos centros generan una descentralización de la vida en el centro de la ciudad y todo esto es proporcional al número de habitantes de la ciudad, es decir, no es lo mismo hablar de Madrid que de Benicarló. Esta descentralización podría reducirse con planes de potenciación de la movilidad urbana, haciendo ágil y cómodo el hecho de desplazarse entre espacios de esparcimiento, residencia, trabajo o gestión administrativa dentro de la misma ciudad. 

En las calles de una ciudad podemos crear un gran centro comercial con unas pautas muy determinadas, con una regulación de esos mismos parámetros utilizados en centros comerciales, como por ejemplo rotulación exterior de la fachada, recreaciones en las aceras, calzadas, vegetaciones, iluminación, trafico… En definitiva, se trata de trabajar en poblaciones con un número de habitantes determinado, o incluso en aquellas poblaciones con un gran poder de convocatoria por su singularidad, cercanía al mar, turísticas, etc. 

La regulación actual trata de definir unos criterios relacionados para cumplir un código técnico, un plan general definido sin una aplicación comercial y un aspecto general equitativo y, sobre todo, es un plan definido y consentido por políticos. Las ventajas de una nueva regulación para las ciudades serían tremendas. Y no me refiero claro a ciudades como Madrid o Barcelona, sino a poblaciones o ciudades las cuales el tejido comercial y el pequeño comercio va desapareciendo de forma progresiva y acrecentado cuando un centro comercial está ubicado a una distancia cercana de estas poblaciones, y ni que decir tiene la compra por internet. 

mercado centro comercial

La inmediatez del consumo nos quita lo mejor de la vida 

Además de una reducción cada vez mayor en la calidad del producto en alimentación, se pierden esa carnicería, pescadería, frutería donde nuestros padres compraban y cada día nos preparaban la comida. La inmediatez del consumo nos quita lo mejor de la vida, disfrutar de comprar, de hablar con el charcutero del barrio, con esa tienda que nos vendía un tornillo y no una caja. 

En la administración faltan ideas creativas y personas capaces de tener un sentido creativo y comercial, para levantar esos espacios que cada día cierran por la desidia de las personas que pueden tomar decisiones. No vale con cupones, vales regalo, ayudas a los jóvenes y acciones que los comercios deben llevar a cabo… Esto es insuficiente y no incentiva a que los consumidores jóvenes vayan a comprar al mercado o a una tienda del barrio. El mundo ha cambiado y todo debe cambiar, y para ello debemos convertir las poblaciones en experiencias, en entretenimiento… y esto pasa por cambiar el modelo de ciudad y centro comercial. 

¿Hablamos?

¡Cuéntanos tu proyecto!






Abrir chat